« La terre
un lieu de gloire pour Dieu »

Chapitre général - Capitulo General - General Chapter

Le Chapitre général des Religieuses de l’Assomption, juillet 2006

Homélie de ce jour

Rubrique : Jour après jour — Catherine, 1:00 pm

Homilía
(En la fiesta de Santa Marta)

Celebramos hoy la fiesta de una santa que ha permanecido en la sombra y casi en la marginación respecto de su hermana mayor: María. Una larga tradición espiritual, filosófica y económica ha llevado a pensar que los trabajos manuales eran para los pobres, carentes de cultura, inteligencia y dinero. Los ricos, los hidalgos, los nobles podían dedicarse a la contemplación tanto filosófica como religiosa, más aun dijimos que a la vida contemplativa. Los trabajos manuales eran para los pobres. ¡Recuerden que en la España de don Quijote los hidalgos no se dignaban trabajar sus tierras, y las gestionaban otros en su nombre¡
Los teólogos añadieron que la vida contemplativa era de más perfección. Que por ello había que preferir la virginidad al matrimonio, y dentro de la virginidad la vida contemplativa a la vida activa Eso en un cierto sentido es verdad, pero en la forma tradicional en que se ha trasmitido en la iglesia, en la forma en que se ha comparado la vida activa a la contemplativa, la vida monástica cerrada al trabajo apostólico, es absolutamente falso. Dios llama a cada hombre a una misión y esa misión, -estado, forma, estilo de vida- - va dotado con una gracia, y se acompasa a la psicología, al deseo y a la esperanza de cada hombre. A algunos Dios los llama para que signifiquen directamente su presencia futura, su amor supremo, su majestad infinita, su soberanía en el mundo: son los monjes. A otros en cambio los llama para que revelen su presencia y verdad en el mundo ya, su justicia, su amor incondicional a vida y muerte su santidad ya operantes y exigentes aquí Son los casados, los sacerdotes, los llamados a la vida religiosa apostólica.
Pero todo depende de Él, de su llamada misteriosa e inexplicable no de nuestra respuesta. La perfección deriva del amor, fidelidad y alegría con que uno corresponde al puesto donde Dios le ha situado. Lo esencial es estar en el lugar debido en que Dios nos quiere y a eso responde su gracia y nuestra plenitud. No hay diferencias ni posibles envidias ni posibles complejos. Dios tiene un plan para cada hombre y todos debemos trabajar por ayudar a los demás a descubrirle, a salir de la pobreza para llegar a ese sitio, a adquirir la cultura para alcanzar la dignidad, a sumar esperanzas o renuncias para responder a la llamada concretisima que Dios quiere de uno. Ser cura y monja es bellisimo, pero tomando un ejemplo de la vida francesa: M.Blondel hizo tanto por la fe católica casándose y siendo filósofo en la Universidad de Aix en Provence como Teresa ingresando en el Carmelo de Lisieux.
Pero, ¿no dice Lucas que María eligió la mejor parte y que Marta se preocupo de excesivas cosas, siendo solo una necesaria? Y no ha derivado de ahí la mayor parte de la teologíaa de la vida religiosa? Mala teología y mala derivación del evangelio han sido ésas. Porque en el evangelio se habla de Marta en dos lugares. Juan precisamente la situa en el centro, la prefiere en el diálogo con Jesús, la revela el misterio de la resurrección, dice con las mismas palabras que amaba a Marta Maria y Lázaro. Cada evangelista ilumina una dimensión de la vida de los personajes que cita. arta y María son además y antes que figuras históricas en el evangelista Lucas y Juan, dimensiones del alma cristiana: la que nos abre a este mundo y la que nos hace trascenderlo . Teniendo que mirar al prójimo y contemplar a Dios, servir a Jesús a sus projimos, preparar la comida a Jesús en este mundo y esperar la resurrección
Complejidad de la lectura evangélica: no se pueden leer textos aislados. Complejidad de la vida humana: No se puede atender solo a una dimensión del hombre: cuerpo o alma.. Complejidd del misterio de Jesús que nos atrae hacia sí y se revela a todos, a cada uno en su situación y que nos descabalga en nuestras esperanzas.
Eta es la lección en la fiesta de Santa Marta: el realismo absoluto del servicio,el amor a , y la atención su palabra la audición de su mensaje de su resurrección y la preferencia por Jesús, supremo amor de nuestra vida, el respeto de una María que entretenida en la contemplación ha olvidado que hay que vivir y trabajar, comer y esperar, soñar y amar al mismo tiempo.
Que Dios nos de esa doble alma activa y contemplativa, la que se siente a los ppies de Jesús en amor. En silencio. Regando con lágrimas sus pies y la que a va a dar de comer s sus hijos, la que le acompaña en el amor y la que va a los lejanos. Ese es el misterio complejo del evangelio, que en verdad luego cada uno vamos realizando en cada una de sus dimensiones. Dios nos oiga, nos haga lúcidos y realistas, como Marta, sin olvidar la otra mitad de nuestra alma que es Mará , y que sin ambas no podemos ni respirar, ni vivir, ni llegar a Dios, ni conocerle, ni amarle ni ser lo que él que quiere sernos y darnos. Amen.

Padre Olegario González de Cardedal

No Comments

No comments yet.

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.